teodoro-obiang.jpg

Fotos  

La democracia no es una novedad para los países africanos, recuerda el Presidente ante la Asamblea de la UA

La democracia no es una novedad para los países africanos, recuerda el Presidente ante la Asamblea de la UA

Con un marcado discurso panafricanista, el Presidente ecuatoguineano, anfitrión de la 23ª Cumbre de la Unión Africana, recordó a los países occidentales que el desarrollo del continente africano no tiene vuelta atrás. Obiang Nguema Mbasogo fue muy claro al señalar que las grandes instituciones internacionales deben ser justas con el orden mundial: "La idiosincrasia africana no debe admitir imposiciones extranjeras. El mundo debe regirse bajo nuevos conceptos de trasparencia, democracia y derechos humanos sin injerencias exógenas".

 

-"Es un gran honor para la República de Guinea Ecuatorial albergar esta cumbre en un momento tan crucial, en el que las naciones del mundo deben concertarse para encontrar soluciones a los espinosos problemas de inseguridad; los peligros del cambio climático; el hambre y la pobreza que afectan al mundo de nuestros días. Al desear la más cálida bienvenida a los dignatarios del continente africano e invitados especiales, con el deseo de que disfruten de la hospitalidad, albergamos la esperanza de que este encuentro constituya un punto de inflexión en la revitalización de la Unión Africana", dijo el Jefe del Estado de Guinea Ecuatorial al comenzar su discurso de apertura de la 23ª cumbre.

Además de dar la bienvenida a los asistentes, Obiang Nguema Mbasogo repasó los compromisos asumidos en la cumbre para trabajar por el desarrollo de la agricultura y la emergencia de África: "No podemos hablar del desarrollo de África, si no existe un desarrollo agrícola que evite la permanente dependencia de las importaciones de los artículos de consumo. África debe invertir masivamente en el desarrollo agrícola para su trasformación, a fin de acelerar el crecimiento y aumentar la productividad".

-"África no debe conformarse con su actual dependencia del mundo desarrollado", manifestó igualmente el Presidente, que fue muy directo e incisivo con la necesidad de que los instrumentos y organismos internacionales sean justos con el continente africano: "África debe replantear sus relaciones con el mundo desarrollado para reducir la brecha de su acceso al desarrollo. Debemos darnos cuenta de que África sufre un neocolonialismo sutil. Si analizamos, por ejemplo, el tema de la paridad económica, nuestras monedas nunca han experimentado la revaluación que sería necesaria en base al crecimiento de nuestros países. Al contrario, se han adoptado medidas de devaluación permanentes, y se registra un estancamiento de la paridad que no respeta el crecimiento económico de los Estados africanos, al tiempo que el control económico de África está gestionado por los países desarrollados. África también sufre un neocolonialismo en la congelación de los precios de las materias primas de subsistencia y en las barreras proteccionistas impuestas en el comercio internacional".

El Presidente, en un discurso claramente panafricanista, también habló del intento de dominación occidental en los valores culturales del continente y en el continuo intento de injerencia política: "Otra forma que alimenta la dependencia de África respecto de Occidente es el intento de sustituir los valores de las culturas africanas con las que rigen en el mundo occidental. Debemos recordar a estos países que la democracia no es una novedad para los pueblos africanos. La democracia se ha venido practicando desde hace siglos en nuestras sociedades, en base a los valores positivos de nuestra convivencia, que han generado paz y buena convivencia en nuestros pueblos".

-"Debemos darnos cuenta de que África está inmersa en un proceso de desarrollo democrático que ya es irreversible. Es una evolución que debe adaptarse a la realidad de la idiosincrasia africana, que no debe admitir imposiciones extranjeras", manifestó igualmente el Presidente. "África es consciente de las dificultades encontradas para llevar una cooperación con los socios tradicionales de occidente, que satisfaga sus necesidades básicas. Aquellos tiempos de los imperios coloniales, después de las grandes guerras, han pasado a la historia, y el mundo debe regirse bajo unos nuevos conceptos de trasparencia, democracia y derechos, sin injerencias exógenas".

-"Es momento de que revisemos los monopolios de la economía bajo la cobertura falseada del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, que no han ofrecido una ayuda patente a los países africanos", precisó también Obiang Nguema. "Creemos que hay que revisar el funcionamiento del Sistema de Naciones Unidas, para que dé satisfacción a todos los Estados, y para que no sirva de trampolín a los que desean actualizar su agenda de injerencias. Debemos también priorizar la cooperación Sur-Sur, para salir de nuestro estancamiento, ya que esta cooperación sí que respeta los principios de igualdad y reciprocidad".

Obiang Nguema Mbasogo concluyó esta disertación deseando los mejores éxitos a los participantes en la 23ª Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la UA.

Texto: Inés Ortega.

Fotos: Clemente Ela Ondo Onguene (D. G. Base Internet).

Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial.

   
| Martes, 23. Mayo 2017 || Designed by: LernVid.com |